10 cosas que un reportero deportivo debe evitar

¡Ser un reportero de campo no es fácil! Al menos si quieres ser uno realmente bueno.

Ser reportero es ser el periodista de avanzada, el periodista que todos quieren ver o escuchar ya que les está contando lo que quieren saber y en el momento más oportuno. El periodista de opinión o el editor también son muy importantes, pero el reportero de campo es el que nos transporta al momento de los hechos y sin maquillaje. No hay tiempo de pensar sino de actuar. La experiencia y preparación es la que debe guiar sus pasos. Ya habrá después tiempo para el análisis y los comentarios.

Pero así como el reportero puede hacernos sentir en la gloria de los hechos, si no hace lo correcto podría hacer que el receptor viva un infierno que no merece.

Tal vez muchos han repetido lo que un reportero debe hacer, pero en esta entrega quiero hablarle a los reporteros sobre diez cosas que jamás deben hacer… ¡Háganme caso o al menos mueran en el intento!

Las diez cosas que  no deben hacer nunca son:

1.- Terminar una introducción o presentación con un saludo

Una situación muy común y bastante incómoda. El entrevistador hace una introducción para presentar el tema y al invitado y al final dice algo como “buenos días” o “¿Cómo está?”… ¿¿¿¿Qué se supone que debe decir el entrevistado???? ¿Responder el saludo y desperdiciar de esta manera la oportunidad de hacer la primera pregunta?

Lo correcto sería saludar al entrevistado e inmediatamente realizar la primera pregunta. De esta manera evitaríamos la vergüenza. ¡Por favor!

2.- Hacer preguntas absurdas.

Sencillamente no puedo creer que este tipo de entrevistas sean tan comunes. Preguntarle a un jugador de fútbol que está por ingresar a la cancha, cómo se encuentra antes del partido o si está listo para el partido resulta tan absurdo como preguntar si el sol es caliente… ¿Cansado?… ¿Partido difícil?… Y la mejor de todas… ¿Contento con el triunfo?…

En serio, ¿qué respuesta esperan tener de ese tipo de preguntas? Tal vez si algún día escuchara algo como “la verdad es que no estoy bien… no quisiera jugar… he corrido tres horas pero no estoy cansado… estoy muy triste con la victoria, hubiera preferido perder…” entonces, y solo entonces, encontraría al fin una razón para esa pregunta. ¡Pero eso no ha pasado!

3.- No hacer una pregunta

¿Se han dado cuenta que a veces el entrevistador no hace una pregunta y espera que el entrevistado diga algo?

Hay reporteros que creen que deben abordar a su “víctima” con un comentario (mientras más extenso es mejor) en el cual pueden mostrar todas sus dotes de eruditos, ¡pero olvidan hacer una pregunta! El entrevistado suele ser muy cordial asintiendo a la opinión del reportero pero por dentro su cabeza debe estar a punto de estallar por tratar de no reírsele en la cara. ¡No hagan el ridículo!

4.- Hacer preguntas cerradas

Hacer preguntas de respuestas afirmativas o negativas  puede ser una estrategia esporádica, pero usarla como recurso permanente en una entrevista debe ser una de las pesadillas más terribles para los entrevistados y para los receptores. ¡Evítenla!

5.- Hacer preguntas con respuesta incluida

“Un partido muy difícil, con la defensa del rival muy segura y dejando pocos espacios. Era casi imposible que la delantera haga algo”, ¿cómo vio el partido?…

¿En serio queremos una respuesta para esto? ¡Ya para qué!

6.- Llevar opiniones de otros al entrevistado

Debe haber pocas cosas más detestables en una entrevista que escuchar al reportero decirle a su interlocutor lo que alguien más dijo para que esa persona dé su opinión. Peor aún, si el comentario de la otra persona es con respecto al entrevistado, corre el serio riesgo de convertirse en chisme. No niego que existan casos necesarios, pero son muy pocos… ¡Muy pocos!

7.- No dejar que el entrevistado termine su respuesta

Nunca una pregunta está de más siempre y cuando sepamos escuchar las respuestas. Algunas veces el reportero tiene preguntas tan bien preparadas que no analiza las respuestas y puede correr el riesgo de interrumpir antes de lograr el objetivo y pasar a otro tema de inmediato. Terrible para el entrevistado y también para los que escuchamos. ¡Frustrante!

8.- Hacer una pregunta que ya fue contestada

Como efecto del mismo error anotado en el punto anterior, el reportero que no escucha respuestas corre el riesgo de preguntar lo mismo una vez más, haciendo que el entrevistado sienta que está perdiendo el tiempo y se muestre hostil. ¡La entrevista en este punto ya está perdida!

9.- Mucha confianza con el entrevistado

Tuteo, bromas pasadas de tono y preguntas demasiado personales, son una combinación totalmente negativa para el reportero. El oyente pierde la perspectiva de la objetividad y no esperará nada serio o importante del diálogo. ¡Definitivamente no!

10.- Regañar en lugar de entrevistar

Cuando hay exceso de confianza en el entrevistado y se suma una terrible frustración por un resultado, la consecuencia puede ser que la entrevista se convierta en una recriminación peligrosa. Lo más seguro es que el entrevistado se encuentre más frustrado que el entrevistador y que el ambiente se ponga peligroso. Si no quieres hacer un espectáculo, tendrás que huir. ¡Nunca lo hagas!

Seguramente podríamos encontrar muchos otros casos que no son recomendables para un reportero, pero por ahora los resumimos en un Top 10. ¿Ustedes están de acuerdo o pueden aportar con alguno diferente?

3 thoughts on “10 cosas que un reportero deportivo debe evitar

  • Saludos Ricardo, de acuerdo en la mayor parte, aunque creo que en el final de la entrevista (cómo última pregunta) se podría bajar la tensión de la misma (en caso de que así haya sido), con algo relajante y que le de confianza al entrevistado. Hay ocasiones en que el reportero repite la misma pregunta en todas las ruedas de prensa, sobre todo después de los partidos. Hay quienes preguntan siempre por los cambios, otros siempre preguntan por la parte médica (lesionados), otros por la parte táctica. En ocasiones se vuelven cansinas esas ruedas de prensa, por que no hay nada nuevo.
    En todo caso Negro, felicitaciones por el artículo y sigue adelante!

  • Hola negro, interesante post. Yo creo que nuestra realidad en periodismo deportivo es directamente proporcional al nivel cultural de los entrevistados (futbolistas en su mayoría). Le puedes formular una muy buena pregunta y ellos te responderán “sí, se hizo un gran partido, logramos sacar los 3 puntos. Ahora HAY QUE SEGUIR TRABAJANDO esperando que el profe me dé la confianza para así cumplir con el objetivo”. Y también sobre las preguntas inútiles, hay veces que eso es lo que te exige el medio, al menos sacarles una palabra cuando van llegando en la previa al partido (cuando se bajan del bus por ejemplo). Realmente no sirve para un carajo, pero para decir “por aquí pasaron los protagonistas y los escuchaste sólo en (inserte medio aquí).

    Saludos,

Leave a Reply

%d bloggers like this: