Reflexión mundialista… ¿apuesta o proyecto?

Leí que a Brasil le faltó Casemiro, que Uruguay  con Cavanni en cuartos hubiera sido otra cosa, que Messi no fue tan grande como se esperaba y que CR7 definitivamente no puede solo…

Tal vez es necesario entender que, aunque es bueno tener estrellas, la estrella más importante siempre debe ser el EQUIPO.

Un equipo fuerte globaliza el juego, distribuye la responsabilidad y comparte la gloria. No se destruye por la falta de una figura porque mantiene la estructura y prioriza el funcionamiento.

No digo que el fútbol no necesite de jugadores espectaculares o fuera de serie. El fútbol siempre tendrá superdotados y nosotros siempre los disfrutaremos, pero no deben ser la base del progreso del equipo, deben ser solo la pieza estrella de una máquina fabulosa

Tener estrellas individuales es y será siempre maravilloso y valioso, pero nuestras estructuras no deben cegarse por esas individualidades.

Los países con figuras mundiales están tentados a idolatrarlas y depender de ellas, lo que representa un gran peligro ya que se vuelven cómodos pensando que todo será resuelto por la estrella. Los países sin figuras no tienen esa tentación y por lo tanto se enfocan en la planificación y el funcionamiento como una forma de sacar provecho de las debilidades y potencializar las virtudes.

Mientras las figuras individuales están a la vista y aparecen en cualquier momento, es decir, nacen y se descubren,  las estructuras de funcionamiento se trabajan y se perfeccionan con proyectos serios, es decir, se planifican y toman su tiempo.

Si acordamos en esta idea, entonces las preguntas serían:

¿Qué quieren los dirigentes?

¿Quieren que sus equipos sean reconocidos por el nombre de una figura o por el nombre de un país?

¿Están desesperados por un reconocimiento efímero o tienen tiempo para cambiar la historia?

¡Ahí está el detalle!

Leave a Reply

%d bloggers like this: